Calavera a Celso Piña

La muerte asombrada
miraba preocupada
a Ronda Bogotá
pues su cantante no llegaba.

¿Dónde andas, Celso?
la fiesta ya empezó
y la cumbia sampuesana
la raza ya pidió.

No me apures, calaquita
que ocupado ando yo
el señor García Márquez
a una pachanga me invitó.

Prende la vela mi huesuda
baila si quieres sobre el río
y nunca dejes de bailar
aunque no sea conmigo.

Valentín Elizalde y los viajes en el tiempo

Recientemente salió a la luz un cóver inédito del fallecido cantante Valentín Elizalde interpretando su propia versión de la canción “el sonidito”.

Sin embargo, dado a que fue compuesta 3 años después de su trágico homicidio, eso sólo nos deja alguna de estas tres opciones:

1.- Alguien imitó su forma de cantar de una manera muy fiel.
2.- Valentín Elizalde fingió su propia muerte y el supuesto video filtrado de su autopsia
3.- Valentín Elizalde fue en realidad un viajero en el tiempo y fue asesinado por haber influido demasiado en nuestra línea temporal.

Sea cual sea la razón, muchos siguen lamentando el asesinato del gallo de oro. Algunos, porque genuinamente disfrutaban de su música; y otros porque cantaba espantoso y su muerte aseguró que su voz se siguiera escuchando por las décadas siguientes.

La asociación minoría y el futuro distópico patrocinado

Para cuando llegó la web 5.0, las redes sociales representaron más del 98% del tráfico mundial de datos. Las compañías empezaron a filtrar las palabras ofensivas y discriminatorias para que sus patrocinadores no se enojaran.

Con lo que no contaron es que para brincar este filtro, un grupo de punks digitales llamados “la asociación minoría” empezaron a utilizar nombres de empresas como términos peyorativos, asi que en lugar de “puto” decían “apple”.

Sueño

Dentro de un salón, un alumno le pregunta a su profesor:
-¿Maestro, usted no tiene sueños en los que se asusta?
A lo que el maestro le responde:
-Me asusta más estar despierto…